Sobre enseñar, aprender y educar

He sido "cliente" (o quizá debería decir "paciente") del sistema educativo durante media vida, y profesor durante la otra mitad, con períodos en los cuales era ambas cosas a la vez. En pocas profesiones se llega a tener tanta experiencia. He visto un poco de todo: algunos profesores pésimos, muchos de mediocres, algunos buenos y competentes, incluso unos pocos muy buenos. En cuanto a sistemas de enseñanza, lo mismo, desde "la letra con sangre entra" que tuve que soportar en primaria (para el que no conozca el término: o te aprendes la lección o vas a recibir una paliza que no olvidarás nunca), pasando por muchísimos profesores que van dictando sin preocuparse por si el alumno entiende algo, hasta enfoques constructivistas, orientados a competencias, o a resolución de problemas y de proyectos.

Si tuviera que hacer un balance de todo ello, siento decir que sería negativo en su conjunto; el alumnado aprende porque no tiene más remedio que hacerlo, bien por que el Estado le obliga (un asunto aceptado pero que creo digno de polémica) o bien para obtener una titulación que le acredite para el mercado laboral, que es otro tipo de obligación; en todo caso al estar obligado el alumno a estudiar el profesorado no necesita, en principio, captar el interés del alumno, si el alumno no atiende, peor para él, suspenderá; esta actitud es muy común. Pero para mí, un profesor que no se preocupa activamente por el interés de sus alumnos hacia su materia no es realmente un profesor, sino meramente una fuente de datos con capacidad de aprobarte o suspenderte, esto es, con capacidad coercitiva: algo así como un funcionario de los temarios oficiales. Esta actitud de profesor como dictador de apuntes-examinador  está tan extendida que los propios alumnos pierden el interés  de aprender, de hecho no saben aprender, y solo mantienen el interés de aprobar, con lo cual se hace mucho más difícil que los alumnos se interesen por tu asignatura cuando vienen acostumbrados por años de aburridas clases a verte como un obstáculo más  en su camino hacia el título.

Aunque también es cierto que actualmente esto está, por fin, evolucionando, sobre todo en la enseñanza primaria y media; la Universidad está poco interesada en la calidad de la enseñanza, y los alumnos aún menos en disfrutar aprendiendo (aunque los responsables universitarios digan otra cosa, por supuesto): las Universidades quieren estar bien posicionados en los ránkings, en los cuales sólo cuenta la producción científica, otra versión de la famosa productividad. Pero el cambio se produce a ritmo de tortuga: ya en 1900 Francisco Ferrer exploraba una enseñanza amable, no coercitiva (la "Escuela Moderna" se llamaba), muy mal vista por los poderes conservadores de la época, y el pobre pedagogo acabó fusilado; otro ejemplo: vi en un libro de 1960, sobre didáctica de la Matemática, "las típicas clases magistrales, ya obsoletas, han de ser sustituidas por clases participativas ..." cosa que todavía estar por ver.

  • Los estudiantes deben ser vistos por el sistema educativo como clientes que buscan la ayuda de un profesional, el profesor, para aprender algo nuevo, para prepararse para un futuro profesional o simplemente para mejorar su formación.
  • El reto de aprender es el de conseguir dominar algo nuevo y complicado. Para ayudar a conseguirlo a sus alumnos, el profesor tiene que ser capaz de presentar el contenido de su especialidad en una forma adecuada y accesible para los alumnos. Esto no se puede lograr sin que los profesores sean expertos en sus disciplinas, y expertos también en técnicas de aprendizaje, en creación de contenidos, y en gestión de grupos.

Algunas citas relativas a la educación, con comentarios míos:

«La educación es el arma más poderosa que puedes usar para cambiar el mundo." Nelson Mandela.

Así lo creo, la ignorancia en el ser humano le lleva a desaprovechar su potencial, a vivir por debajo de sus posibilidades reales.

«Educad a los niños y no será necesario castigar a los hombres.» Pitágoras.

Aparte del conocimiento está también la educación en valores; si lo hiciéramos bien, no necesitaríamos tanta inversión en seguridad, pública y privada, y podríamos dedicar ese dinero a temas sociales.

«Desarrolla la pasión por aprender. Si lo haces, nunca dejarás de crecer. »Anthony J. D'Angelo

En efecto, se puede llegar a edad avanzada y seguir aprendiendo, y creciendo. Es más, el aprendizaje continuado, de por vida, nos mantiene en forma.

«Nunca consideres el estudio como una obligación, sino como una oportunidad para entrar en el maravilloso mundo del saber." Albert Einstein

El acto de conocer, de aprender, de saber, proporciona una satisfacción, una sensación de "estar más completo", una luminosidad en la mente. Es mejor probarlo que imaginarlo.

«Cuéntamelo y lo olvidaré, enséñamelo y lo recordaré, involúcrame con ello y lo aprenderé." Benjamin Franklin

Involucrar al alumno con el proceso de aprendizaje es lo que intentan las modernas técnicas de aprendizaje activo y orientado a competencias ... aunque Franklin ya lo tenía claro hace tres siglos, vamos con retraso.

 

 

Deja un comentario